El dilema de Pedro Sánchez

Cuando los ciudadanos, a través de las urnas, hablaron el pasado 20D, se lo pusieron muy complicado a los políticos, sobre todo a aquellos cuyos partidos estaban acostumbrados a obtener la mayoría absoluta, o a realizar un juego de pactos más o menos sencillo.

En esta ocasión puede decirse que nadie ha ganado las elecciones. PP y PSOE han sacado unos resultados ridículos. De hecho, el resultado del PSOE ha sido el peor en unas elecciones generales, quedando en un mero recuerdo los 202 diputados que Felipe González logró en el año 1982.

Este escenario es el peor para el actual secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pues le pone entre la espada y la pared. Si el Partido Socialista decide pactar con el PP para formar una Gran Coalición a la alemana, Sánchez quedaría retratado como un hipócrita que pacta con la derecha. Sin embargo, por la izquierda el PSOE lo tiene muy difícil, particularmente con la defensa que Podemos hace del “derecho a decidir”, lo que supondría que la integridad territorial de España estaría en juego.

Además de esta coyuntura política tan complicada, a Pedro Sánchez se le unen las luchas internas y la falta de confianza que los barones autonómicos están mostrando hacia su figura. Por lo pronto, los barones socialistas se han mostrado partidarios de no retrasar el congreso ordinario del partido.

La resolución política que el PSOE ha aprobado hoy en su comité federal hace autocrítica al decir que “el Partido Socialista no ha cumplido su objetivo de ganar las elecciones”, por lo que  “es el tiempo en el que Rajoy y el PP, como fuerza más votada, deben asumir su responsabilidad de intentar formar Gobierno”, pero el documento también avisa de que “el PSOE votará en contra de la investidura de Rajoy y de un nuevo Gobierno del PP”. Es decir, los socialistas cierran la puerta a apoyar al presidente del Gobierno en funciones, pero admiten que si los populares no logran formar Gobierno, “el PSOE actuará como primer partido del cambio”, respetando siempre el “ordenamiento constitucional”, rechazando “cualquier planteamiento que amenace la convivencia lograda por los españoles durante estos últimos 37 años”. Esto significa que, o bien Podemos renuncia al “derecho a decidir”, o no habrá acuerdo entre estas dos fuerzas políticas.

La delicada posición del secretario general del PSOE sí que está siendo aprovechada por Podemos, ya que su líder, Pablo Iglesias, ha lanzado mensajes esta semana acusando al PSOE de no tener un liderazgo definido.

En definitiva, los resultados del 20D ponen en jaque a ciertos partidos políticos, mientras que otros como Podemos saben que tienen la sartén por el mango. El escenario de nuevas elecciones sería especialmente perjudicial para Ciudadanos y el PSOE, tal y como ha pronosticado un barómetro de La Sexta, por lo que es algo a evitar para estos dos partidos, e incluso el PSOE lo dice en la resolución política de hoy: “las nuevas elecciones deben ser la última opción, porque supondrían un fracaso colectivo”.

En cualquier caso, y ante la situación política tan complicada y fragmentada, hay algo que sí debemos exigir a nuestros representantes: diálogo, cordura y altura de miras para salir de la de esta tesitura con estabilidad y con un futuro próspero.

Fuente de la imagen: https://goo.gl/4YeVpJ

Volver al inicio del artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: