Podemos no podrá tener cuatro grupos parlamentarios

Podemos decidió presentarse a las elecciones generales del pasado 20 de diciembre con una fórmula extraña, ya que el partido morado configuró coaliciones territoriales (o como Pablo Iglesias dijo ayer por la mañana “candidaturas con fuerzas políticas hermanas”) que resultaron ser un gran éxito. De hecho, hay que tener en cuenta que, de los 69 diputados logrados por Podemos, 27 pertenecen a estas coaliciones territoriales.

A nivel estatal, Equo aceptó la propuesta de Podemos y participó en sus listas a las elecciones generales. A nivel autonómico, Podemos llegó a acuerdos para presentarse en coalición en Cataluña, Galicia y Valencia.

De esta manera, la alianza en Cataluña se llama En Comú Podem –conformada por Barcelona en Comú, Podem Catalunya, ICV, EUiA y Equo-; en Valencia, por su parte, la alianza se llama Compromís-Podemos-És el moment y está constituida por Compromís y Podemos y, por último, en Galicia la coalición se llama En Marea y está formada por Podemos Galicia, Anova-Irmandade Nacionalista, Esquerda Unida, junto con el apoyo de las mareas municipales (Marea Atlántica, Compostela Aberta…). Para que sea más sencillo de comprender, vamos a esquematizar las alianzas en la siguiente imagen:

Alianzas territoriales de Podemos

El problema es que los acuerdos con las tres alianzas territoriales presuponían que cada una de ellas formaría un grupo propio en el Congreso de los Diputados, pero el PP y Ciudadanos se han mostrado totalmente en contra de permitir esto argumentando que, con esta fórmula, Podemos obtendría unos recursos económicos y de tiempo no acordes a su resultado electoral. Es decir, que la representación popular que se genera a través de los grupos parlamentarios se vería mermada.

Pablo Iglesias y los representantes de las alianzas, en su intervención de ayer (que puede verse en el vídeo situado debajo de este párrafo) alegaron que la fragmentación en cuatro grupos parlamentarios “expresa la diversidad de este país”, exponiendo que están dispuestos a renunciar a cualquier privilegio. Para conseguir su objetivo, el líder de Podemos confesó que esperaba tener el apoyo de los socialistas, pues en caso contrario “entendimientos ulteriores serían muy complicados”, dijo en referencia a las negociaciones que el PSOE y el partido morado están llevando a cabo para la formación de un posible gobierno. Sin embargo, Pedro Sánchez ya manifestó que el Congreso es una institución de “índole nacional”, por lo que no apoyará a Podemos en este asunto.

La idea de formar cuatro grupos parlamentarios choca frontalmente con el ordenamiento del Congreso, como indicó Patxi López –quien en las próximas horas se convertirá en el próximo presidente de la Cámara Baja-. Concretamente, es el artículo 23 del Título II del Reglamento del Congreso de los Diputados el principal escollo para la pretensión de Iglesias y sus aliados, pues dice claramente que “en ningún caso pueden constituir Grupo Parlamentario separado Diputados que pertenezcan a un mismo partido. Tampoco podrán formar Grupo Parlamentario separado los Diputados que, al tiempo de las elecciones, pertenecieran a formaciones políticas que no se hayan enfrentado ante el electorado”.

En otras palabras, como En Comú Podem, Compromís-Podemos-És el moment y En Marea no han competido en las elecciones con la “lista madre”, no pueden formar un grupo parlamentario propio, a pesar de que Podemos no es el principal partido en las alianzas, sino un partido integrante más.

En otro orden de cosas, Pablo Iglesias se escuda en que las diferentes coaliciones son la expresión de la diversidad de este país. Permitir que estas alianzas formen grupo propio implicaría convertir el Congreso en una especie de cámara territorial, cuando los diputados de la Cámara Baja en realidad deben de velar por los intereses del pueblo español en su conjunto, ya que es el Senado la Cámara que se ocupa, entre otras cuestiones, de la representación territorial. Además, las tres alianzas -la catalana, la valenciana y la gallega- tienen un marcado componente nacionalista, mientras que el PP, el PSOE y Ciudadanos se han marcado la intención de no alimentar más las pretensiones de los nacionalistas, por lo que las probabilidades de que estos tres partidos secunden el objetivo de Podemos y sus coaliciones son nulas, sobre todo después de que el partido morado haya quedado al margen del acuerdo para la configuración de la Mesa del Congreso por insistir en la distribución de los grupos parlamentarios.

La Mesa del Congreso se ocupa del “gobierno interior y la organización del trabajo parlamentario”, como reza la web oficial de la Cámara Baja. En las próximas horas, si todo sale según lo previsto, la Mesa será compuesta de la siguiente manera, de tal manera que vetará la propuesta del partido liderado por Pablo Iglesias:

Mesa del Congreso

Es importante remarcar que la norma que impide que las coaliciones de Podemos formen grupo propio es la misma que impide que, por ejemplo, el PSC pueda formar el suyo. Es decir, otros partidos ya han tenido que acatar esta normativa.

Debido a esta situación, las alianzas de Podemos ya están estudiando otras posibilidades, como que En Comú Podem se alíe con ERC o Compromís con IU.

Volver al inicio del artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: