Zimbabue, el país en el que cualquiera podía ser multimillonario… y pobre

Actualmente, el bote del Euromillones es de 32 millones de euros. Con esa cantidad de dinero, administrada adecuadamente, una persona puede vivir toda su vida sin la necesidad de trabajar. Sin embargo, en Zimbabue, país situado en el sur de África, hasta hace no mucho tiempo una persona podía tener 300 millones de dólares zimbabuenses y, sin embargo, no tener ni para comer, gracias a un fenómeno conocido como hiperinflación. Philip D. Cagan, economista, académico y profesor emérito de economía de la Universidad de Columbia, estableció que la hiperinflación existe cuando la tasa de inflación (elevación persistente en el nivel general de precios) supera el 50% mensual.

Billete de 100 billones de dólares zimbabuenses

Billete de 100 billones de dólares zimbabuenses

¿Qué paso para que el Banco de Reservas de Zimbabue llegara a emitir billetes de 100 billones de dólares zimbabuenses? Fueron varios los factores que dieron lugar a tan estrambótica situación, entre los cuales se encuentran la ineficiencia del Gobierno, la reforma agraria del 2000, la participación de Zimbabue en la Segunda Guerra del Congo y la falta de independencia del banco central respecto del poder político. A continuación, detallamos estos factores:

El Gobierno (corrupto) de Robert Mugabe

Robert Mugabe

Robert Mugabe, presidente de la República de Zimbabue

La figura de Robert Mugabe -actual presidente del país- es curiosa, ya que ha variado a lo largo del tiempo. De héroe ha pasado a ser un villano, repudiado por la comunidad internacional por los crímenes que se han cometido bajo su autoridad, sin olvidar que existen evidencias de manipulación de las sucesivas elecciones, o el escandaloso nivel de corrupción que lastra el país. Pero, ¿cómo ha podido cambiar tanto la imagen de Mugabe?

De 1923 a 1980 Zimbabue era una colonia británica, llamada Rodesia del Sur. Tras la independencia, se creó la República de Rodesia, y se instauró un régimen racista similar al apartheid de Sudáfrica. Durante esta época, Mugabe fue encarcelado y pasó diez años en una prisión, de 1964 a 1974. Tras su liberación en 1975, luchó en la guerra civil que se estaba librando contra la tiranía blanca y, tras el fin de la guerra, se presentó a las elecciones y las ganó.

En aquel momento, Mugabe era considerado un héroe para muchos africanos, y tal vez lo era. No hay que olvidar que es un hombre culto, ya que tiene seis títulos universitarios, algunos obtenidos durante su estancia en prisión. Asimismo, llevó a cabo unas políticas muy eficaces, consiguiendo que en los 80 Zimbabue se convirtiera en la “joya de África”. Es decir, la imagen de Mugabe era entonces la de un político muy prometedor.

Sin embargo, en 1982, mientras que la economía del país todavía estaba en crecimiento, el entonces primer ministro Mugabe llevó a cabo una limpieza étnica, conocida como Gukurahundi, con el fin de acabar con sus rivales políticos. Esto provocó la muerte de unas 20.000 personas. No obstante, los verdaderos problemas comenzarían años después.

Zimbabue tenía uno de los mejores sistemas de salud y de educación de toda África (en el año 2000, el analfabetismo, en el caso de los hombres, era del 9.6%), pero una profunda injusticia, que venía de la época colonial, aún existía en el país: los blancos, que constituían el 1% de la población, eran propietarios de la mayoría de las tierras cultivables. Mugabe decidió actuar de forma tajante, llevando a cabo una salvaje reforma agraria sin pensar en las consecuencias, y lo que en principio parecía un acto legítimo conllevó unas consecuencias terribles.

La reforma agraria del 2000

Garry Luke

Garry Luke, granjero que sufrió una paliza por parte de veteranos de la guerra de independencia. Mugabe dijo que los granjeros blancos eran “el enemigo del Estado de Zimbabue” | Fuente: ELMUNDO

La tan esperada reforma agraria se convirtió en un asalto a las tierras. En realidad, Mugabe había tenido 20 años para llevar a cabo la reforma, pero procedió a realizarla en el año 2000 porque su régimen se estaba desmoronando, al mismo tiempo que el partido opositor Movimiento para el Cambio Democrático (MCD) adquiría una gran relevancia.

Así pues, la reforma agraria supuso el desalojo de los granjeros y agricultores blancos de sus tierras y la expropiación de las mismas. ¿Qué paso con esas tierras? Mientras que unas fueron a parar a manos de personas cercanas al entorno de Mugabe y del partido gubernamental, otras se entregaron a personas que no tenían ni los conocimientos ni las herramientas adecuadas para explotarlas, lo que desencadenó el colapso de la producción agrícola.

En un país basado en la agricultura -incluso hoy en día, el 66% de la fuerza laboral se concentra en este sector-, la gran caída de la producción ocasionó que la inflación se disparase hasta niveles casi inimaginables. Todo esto se agravó porque la inversión extranjera huyó del país ante el temor de que otros sectores fueran expropiados, unido a que Zimbabue no pagó el dinero que tenía pendiente con el FMI (actualmente debe alrededor de 142 millones de dólares al organismo).

Segunda Guerra del Congo

El Ejército de Zimbabue apoyó al gobierno de Laurent-Désiré Kabila, que fue presidente de la República Democrática del Congo desde 1997 hasta el año 2001, cuando fue asesinado.

Distintas fuentes señalan que la intervención zimbabuense en esta guerra tenía un objetivo oculto: el saqueo de diamantes, que fueron a parar a manos de Mugabe. En cualquier caso, esta guerra originó un gran gasto, y significó un duro golpe para el ya muy tocado presupuesto de la nación.

Injerencias del poder político en el Banco de Reserva de Zimbabue

Las consecuencias de todo lo anterior no tardaron en aparecer. En una economía en recesión, con un nivel de desempleo altísimo, así como una deuda pública galopante, el Gobierno forzó al banco central a imprimir una gran cantidad de dinero para poder pagar las deudas, sin ningún tipo de control y sin respaldo en reservas. De esta manera, los precios se incrementaron increíblemente y se llegó a la hiperinflación.

tasa de desempleo zimbabue

La alta tasa de paro provocó que el Estado tuviera unos ingresos bajos. Esto, unido al gran gasto público, ocasionó que el Gobierno presionara al banco central para que este imprimiera dinero | Fuente: Index Mundi

deuda pública de zimbabue

La deuda pública de Zimbabue se incrementó de forma impresionante en muy poco tiempo. En 2004 representaba el 52.3% del PIB, y un año después, el 109.8% | Fuente: Index Mundi

Para hacernos una idea de la gravedad del problema, la inflación llegó hasta el 79.600.000.000% el mes de noviembre de 2008, unos niveles poco antes vistos en la historia.

inflación en zimbabue

Esta tabla nos muestra los niveles de inflación de Zimbabue de marzo de 2007 a noviembre de 2008

Esto causó que los precios de los productos cambiaran varias veces a lo largo del día, de tal manera que un bien podía incrementar su precio por 4 en solo unas horas. Además, aunque el banco central imprimía una ingente cantidad de dinero, por ley los ciudadanos no podían retirar más de cierta cantidad, por lo que había una especie de corralito bancario.

ticket zimbabue

Una simple botella de agua costaba más de 95 millones de dólares zimbabuenses

Ante semejante problema, Mugabe creyó tener la solución definitiva: prohibir la inflación. La teoría era sencilla, si se prohibía el incremento de precios, el problema estaría solucionado, pero la medida, aparte de ridícula, fue un fracaso, ya que solo consiguió que la escasez de bienes empeorara

El Banco de Reserva de Zimbabue se vio obligado a imprimir nuevos billetes, los cuales se hacían inservibles en muy poco tiempo, hasta que en 2009 se permitió el uso de monedas extranjeras, lo que detuvo la hiperinflación. A finales de 2015 se puso en marcha un proceso de desmonetización, de tal manera que oficialmente el dólar zimbabuense ya no tiene ningún valor.

A día de hoy se da una situación singular, ya que Zimbabue reconoce el uso de nueve monedas distintas y ninguna propia. Estas monedas son: el dólar estadounidense (adoptado como moneda oficial para todas las transacciones gubernamentales), el rand sudafricano, la pula botsuana, la libra esterlina, el euro, la rupia india, el dólar australiano, el renminbi chino y el yen japonés.

En conclusión, esta es la historia del país que destruyó su propia moneda. A pesar de todo, Mugabe aún sigue al frente del Estado. Hace poco celebró su nonagésimo primer cumpleaños con una fiesta por todo lo alto, en la que se sacrificaron dos elefantes, dos búfalos, cinco impalas y dos antílopes negros. Todo ello pese a que Zimbabue es hoy en día uno de los países más pobres de África.

Volver al inicio del artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: