“Los del ISIS no querían que estudiáramos, solo que hiciéramos la yihad”

Con solo 15 años, Abdul fue secuestrado por el Estado Islámico cuando iba de Kobane a Alepo a hacer un examen. Tras lograr escapar de sus captores, inició un largo viaje que culminó en Madrid, lugar donde reside su hermano. En esta entrevista, Abdul nos relata cómo fue la experiencia del secuestro y cómo logró llegar a España.

Para ir a un bloque directamente, utilice los siguientes enlaces:

La vida antes de la guerra

Secuestrado por el Estado Islámico

La huida

La ruta hacia España

LA VIDA ANTES DE LA GUERRA

¿Cómo era tu vida antes de la guerra de Siria?

Mi vida era normal. En Siria tenía a todos mis amigos. También tenía a mi familia. Podía estar con mi familia y mis amigos… Además, tenía todo lo necesario para estudiar.

¿Dónde vivías en Siria?

En Kobane.

[Kobane es una ciudad situada en el norte de Siria, concretamente en la gobernación de Alepo. Desde septiembre de 2014 hasta enero de 2015 la ciudad estuvo bajo el asedio del Estado Islámico. En junio de 2015 el Estado Islámico intentó recuperar la ciudad, matando a 233 civiles, pero las YPG kurdas lograron repeler el ataque y ejecutaron a la mayoría de los atacantes].

MAPA - situación de Kobane

El marcador rojo señala la situación de Kobane. Es una ciudad estratégica porque se encuentra situada en la frontera entre Siria y Turquía

SECUESTRADO POR EL ESTADO ISLÁMICO

Durante cuatro meses estuviste secuestrado por el Estado Islámico, ¿cómo ocurrió el secuestro?

En ese momento tenía 15 años. Tenía que hacer un examen en Alepo, por lo que los estudiantes íbamos en autobús a hacer el examen. Éramos alrededor de 148 estudiantes, tanto chicos como chicas. Pero en la carretera el Estado Islámico había montado un checkpoint. Entonces, a las chicas las dejaron ir de vuelta a Kobane, pero a los chicos nos llevaron en el mismo autobús a Manbij. Una vez en Manbij, nos encerraron en un colegio que había sido transformado en una cárcel.

[Manbij es una ciudad situada en la gobernación de Alepo. En enero de 2014 fuerzas del Estado Islámico se hicieron con la ciudad].

MAPA - Situación de Manbij

El marcador rojo señala la situación de Manbij

¿Sabes qué pasó con el conductor del autobús?

Era de Manbij, así que lo llevaron hasta allí y lo liberaron. Si hubiera sido de Kobane, lo hubieran matado.

¿Cómo era el día a día? Es decir, ¿cómo os trataban?; ¿os daban de comer?; ¿cómo era la habitación donde os habían encerrado?; ¿os dejaban salir?

A todos nos pegaban, no había diferencia. A un amigo mío, por ejemplo, le rompieron una mano, y también tenía heridas en la cabeza, por los ojos… Nos pegaban porque éramos estudiantes, no querían que estudiáramos, solo que hiciéramos la yihad. Nos decían que la yihad era buena, que teníamos que hacer guerras… Todo estaba enfocado hacia la religión: rezar, leer el Corán… Si nos aburríamos, solo podíamos leer el Corán. Además, nos robaron todo lo que llevábamos: los teléfonos, los libros, el dinero…

En cuanto a la comida, nos daban de comer dos veces: el desayuno y la merienda, aunque a veces estábamos 12 o 13 horas sin comer. También nos dejaban jugar al fútbol media hora, pero si no querías jugar no podías salir.

La habitación donde estábamos encerrados era un aula del colegio. En el aula dormíamos 28 personas.

Era muy duro, y es lo que está ocurriendo en Manbij.

¿Durante el secuestro te dejaron hablar con tu familia?

Solo hablé con mi madre una vez. Incluso antes las mujeres podían ir a Manbij a ver a su hijo, a su hermano o a su marido si estaban secuestrados, pero ahora ya no.

¿Cuántos miembros del Estado Islámico vigilaban el colegio convertido en cárcel?

Había uno que era de Rusia, dos que eran de Siria, uno de Jordania, dos de Túnez, otro de Kuwait… de muchos países del mundo.

¿Y eran mayores o jóvenes?

Había mayores y pequeños, de todo. Algunos incluso tenían mi edad.

LA HUIDA

¿Cómo lograste escapar del Estado Islámico?

Llegado un momento, le dije a un amigo mío: “No podemos seguir así, estamos aquí sin hacer nada, tenemos que escapar”. Así que planeamos cómo escapar. Como los carceleros confiaban en mí, antes de que se fueran a dormir mi amigo les dijo que tenía que ir al baño, y me dejaron las llaves. Dijimos que bajábamos al baño y enseguida subíamos, pero no cerré la puerta, para que por la mañana pudiéramos escapar.

Cuando escapamos, los miembros del Estado Islámico lograron capturar a dos, pero yo, y otros amigos, conseguimos huir.

Una vez que escapaste, ¿dónde fuiste?

Conseguí hablar con mi hermano y con un amigo de mi hermano, y me dijeron que un amigo de mi padre estaba en Yarabulus, un pueblo situado cerca de Manbij.

Cuando hablé con el amigo de mi padre, me dijo que mis padres se habían ido a Turquía y que estaban bien. También me dijo que Kobane había sido invadido por el Estado Islámico, y me preguntó si podía ir al pueblo donde él se encontraba.

Fui con mis amigos a la estación de autobuses de Manbij y compramos un billete de autobús. Pagamos los billetes de autobús con el dinero que un amigo había escondido en su mochila para evitar que se lo robaran.

Una vez en Yarabulus, llamé a mi hermano y a mi madre, que se puso muy feliz. Luego, el amigo de mi padre me llevó en coche hasta la frontera con Turquía, y allí tuve que correr para que no me cogieran ni los soldados turcos ni los miembros del ISIS que hay en la frontera.

Una vez en Turquía fui a Kilis. Por eso también hablo turco; no me resultó difícil de aprender. Después fui a la ciudad en la que ahora viven mis padres, Mersin. En Mersin estuve ocho meses más o menos.

LA RUTA HACIA ESPAÑA

¿En Mersin podías estudiar y formarte?

No. No podía salir a la calle, porque Turquía ayuda al ISIS y en Turquía también hay miembros del ISIS, los cuales cruzan la frontera y luego regresan de nuevo a Siria. Entonces, si algún miembro del ISIS me hubiera visto en la calle, podría haberme llevado de vuelta a Siria.

Como no podía salir, no podía hacer las tres cosas que más me gustan: jugar al fútbol, hacer teatro y estudiar. Por eso contacté con mi hermano, que está aquí en Madrid, para venir aquí.

¿Cómo comenzó el viaje hacia Europa? ¿Quién te envió el dinero necesario para el viaje?

El viaje para venir a Madrid lo hice junto con mi hermana, mi cuñado y mi sobrino pequeño, aunque ellos se quedaron en Alemania. El dinero nos lo envió mi hermano, nos envió dinero a mí y a mi hermana.

El viajé comenzó yendo en autobús hasta Esmirna [ciudad turca que se encuentra situada junta a la costa egea. También es conocida como İzmir, su nombre turco]. Desde Esmirna, una persona vinculada a una mafia nos llevó a Bodrum, y por la noche nos dijo: “Ahora tenéis que cruzar el mar”. En una barca muy pequeña fuimos 48 hombres y mujeres, y 3 bebés, entre ellos mi sobrino, hasta una isla de Grecia.

[Bodrum es un distrito y una ciudad portuaria turca situada en la provincia de Muğla. Por su cercanía a las islas griegas del Egeo, es un punto clave en el recorrido de los refugiados. La foto del cuerpo del pequeño Aylan (quien también era de Kobane), por ejemplo, fue hecha en la playa de Bodrum].

MAPA - Situación de Bodrum

El marcador rojo sitúa la ciudad portuaria de Bodrum. Como se puede ver, numerosas islas griegas del Dodecaneso, como Cos, Pserimos o Kálimnos rodean la ciudad

¿El capitán de la barca también pertenecía a la mafia?

No. Un hombre de la mafia le enseñó a uno de los que venía con nosotros a manejar el barco; a cambio, el viaje le salía gratis. Le dijo: “¿Ves esa luz roja? Pues tienes que hacer que el barco vaya siempre hacia allí”.

Una vez que llegaste a Grecia, ¿cómo llegaste hasta Madrid?

Una vez que llegamos a la isla griega, estuvimos más o menos nueve días allí, y después cogimos un barco (esta vez era un barco grande y legal) a Atenas.

Imagen_Abdul_Atenas

Abdul (con camiseta azul), junto con otros refugiados, en Atenas

En Atenas estuvimos un día, y luego cogimos un autobús a Macedonia. En realidad, nosotros no sabíamos muy bien hacía dónde estábamos yendo, pero una vez que bajamos del autobús, preguntamos a un chico que hablaba inglés que dónde estábamos, y nos respondió que estábamos en Macedonia.

Imagen_Abdul_Macedonia

Abdul, junto con otros refugiados, en Macedonia

Desde Macedonia cogimos un tren de 8 horas hasta un pueblo de Serbia. Desde allí, fuimos andando hasta la capital y nos alojamos en un hotel, porque íbamos con mi sobrino pequeño y no podíamos dormir en la calle.

Después de dos días fuimos en autobús hasta la frontera con Hungría. La frontera entre Serbia y Hungría era muy complicada de pasar. En este caso, mi hermana, mi cuñado y mi sobrino cruzaron un día antes la frontera con otras familias y, a continuación, me llamaron para decirme que se encontraban bien y me comunicaron por qué parte de la frontera debía cruzar para que no me pillaran. Pasé la frontera con los amigos que iba conociendo por el camino, porque al final todos éramos sirios e íbamos haciendo diferentes amigos.

Una vez en Hungría, un chico sirio nos dijo que conocía a alguien que nos podía llevar hasta Alemania cruzando por Austria. Le pagamos y así llegamos hasta un pueblo alemán situado cerca de la frontera con Austria.

Ya en Alemania, mi hermano vino con el coche para recogerme y me trajo hasta Madrid, cruzando Suiza y Francia.

Recreación ruta Abdul

Recreación, en Google Maps, de la ruta de Abdul desde Esmirna hasta Alemania

En Madrid, seguro y lejos de la terrible guerra que desangra siria, Abdul está yendo al colegio y también está haciendo teatro. Un documento del Ministerio del Interior (conocido como “tarjeta roja”) acredita su condición de solicitante de protección internacional.

Documento acreditativo de la condición de solicitante, en tramitación, de protección internacional

La “tarjeta roja” le permite a Abdul trabajar y residir en España, aunque prohíbe expresamente cruzar cualquier frontera. Tiene carácter temporal, y será la “Comisión Interministerial de Asilo y Refugio la que valorará la solicitud de asilo y elevará una propuesta de resolución al Ministerio del Interior, notificando la respuesta a la persona interesada”, de acuerdo a la información que Red Ariadna proporciona en su página web

Volver al inicio del artículo.

1 Comentario en “Los del ISIS no querían que estudiáramos, solo que hiciéramos la yihad”

  1. Abdul acaba de salir en el telediario y rápidamente he comenzado su búsqueda. Soy siria también (de Raqqa) y me interesaría mucho hablar con él y conocer su historia desde otra perspectiva ¿Hay alguna forma de contactar con él? Muchas gracias de antemano, y enhorabuena por su trabajo y la web, tiene una seguidora más.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: