Así se vivió el Comité Federal del PSOE en la calle

El pasado sábado el PSOE vivió una de las jornadas más duras —y probablemente vergonzosas— de sus últimos años: un Comité Federal partido en dos finalizaba, después de 13 horas, con la dimisión del secretario general del partido, Pedro Sánchez.

Tal y como informaron los medios de comunicación, dentro de la sede del Partido Socialista hubo momentos de máxima tensión. Inicialmente el desacuerdo era tal que no había acuerdo ni siquiera sobre el orden del día. Poco a poco el Comité avanzó entre recesos, pero los dos “bandos” —el oficialista y el crítico— parecían divididos por una brecha infranqueable.

Mientras todo eso sucedía dentro, fuera, en la misma puerta, militantes y simpatizantes del PSOE, así como personas vinculadas a otros partidos como Podemos o Izquierda Unida, se habían congregado para mostrar su firme apoyo al secretario general, que encarnaba la figura del “no” a un Gobierno del Partido Popular.

img_9766

Partidarios de Pedro Sánchez y defensores del “no” a Rajoy frente a la sede del PSOE. | Ramón Alarcón Sánchez.

Ya desde primera hora la policía tuvo que acordonar la calle Ferraz por la aglomeración que se había formado en torno a la sede socialista. Los ánimos estaban caldeados, en parte porque el día anterior Pedro Sánchez había lanzado un mensaje que caló hasta los mismos huesos de los militantes: su victoria en el Comité implicaba seguir adelante con la negativa de apoyar un Gobierno de Rajoy, pero su derrota conduciría a su dimisión y, con toda probabilidad, a la abstención.

img_7544

Militantes y simpatizantes socialistas, así como de otros partidos, en Ferraz. | Ramón Alarcón Sánchez.

Así las cosas, los dirigentes críticos con el secretario general fueron increpados por la multitud, algunos de forma bastante belicosa, teniendo que buscar refugio en los bares cercanos. Pero, sin lugar a dudas, la persona más citada por los militantes fue alguien que ni siquiera se encontraba en ese Comité. Se trataba de Felipe González, presidente del Gobierno por el PSOE de 1982 a 1996.

Los presentes le acusaban de ser un “traidor” y un “golpista”; otros elevaban el tono y le calificaban como “un hijo de puta” y “un cabrón”, una “vergüenza para el socialismo” que tendría que ser “expulsado del PSOE junto con los barones”. Incluso el término “barón” —usado para aludir a los presidentes de las comunidades autónomas— fue discutido. “Ni que estuviéramos en el siglo XIX para llamar de esta manera a esa gentuza”, reflexionaba una de las personas más enfurecidas.

img_9804

Una persona, que se definió como “socialista desde hace 15 años”, con una pancarta contra Felipe González. | Ramón Alarcón Sánchez.

La situación llegó a ser estrambótica. A rayar la locura. Bastaba con que la puerta de la sede se abriera, o alguien hiciera el amago de abrirla, para que los militantes comenzaran a gritar “¡No es no!” de forma enérgica con la esperanza de ser escuchados en el interior.

La tensión fue in crescendo a lo largo del día. Jóvenes, adultos, ancianos… varias generaciones estaban unidas por un motivo común. Así justificaba un hombre de 80 años su presencia: “Yo no luché 40 años contra Franco para que ahora dejen gobernar a sus sucesores”.

Uno de los momentos más delicados que se vivió en el interior de la sede fue cuando los partidarios de Pedro Sánchez colocaron a la fuerza unas urnas para votar si se celebraba un congreso extraordinario. Pretendían hacer la consulta sin censo y sin las mínimas garantías. Esta maniobra fue la gota que colmó el vaso. El dirigente socialista José Antonio Pérez Tapias abandonó el Comité Federal y, con rostro muy serio, afirmaba que el PSOE estaba “completamente roto”. Mientras tanto, los militantes le aplaudían. Aunque alguno no tenía muy claro si debía aplaudir o no: “¿Y este de quién es?”, preguntaba. Otra persona respondió: “De los de Sánchez”. Ya no había dudas, era “de los buenos”.

img_9739

José Antonio Pérez Tapias se dirige a la prensa tras abandonar el Comité Federal. | Ramón Alarcón Sánchez.

Tras el fallido asunto de las urnas, los críticos activaron una moción de censura a Pedro Sánchez. En principio algo contradictorio, ya que significaba reconocer que todavía existía una dirección liderada por él, algo que habían rechazado. En cualquier caso, la Mesa no aceptó las firmas. Finalmente, unos agotados miembros del Comité alcanzaron un acuerdo: votar, a mano alzada, la propuesta de celebrar primarias y un congreso extraordinario.

img_9707

Un “sanchista” ironiza con la frase pronunciada por Verónica Pérez, presidenta del Comité Federal. | Ramón Alarcón Sánchez.

Los partidarios de Sánchez preferían el voto secreto porque creían que era la única manera de ganar la votación, ya que evitaba que los barones presionaran a los delegados. La federación andaluza, por ejemplo, impuso el “mandato cerrado”: los delegados que votaran lo contrario a lo dicho por Susana Díaz, secretaria general del PSOE-A y presidenta de la Junta de Andalucía, serían sancionados e, incluso, expulsados.

Con 132 votos en contra y 107 a favor, Sánchez perdió la votación y dimitió como secretario general del Partido Socialista. En su Twitter ya se define únicamente como “Militante del PSOE”.

Cuando las personas concentradas en Ferraz se enteraron de la dimisión de Sánchez, los ánimos se encendieron aún más. Los críticos volvieron a sufrir descalificaciones e insultos. Pero la jornada no acabó ahí. Forocoches y La Retaguardia trolearon al PSOE pidiendo ingentes cantidades de pizza a la sede. Cuando los repartidores llegaron, un manifestante exaltado les gritó que por qué no habían traído veneno.

forocoches-troleo-pizzas

Hilo en Forocoches en el que se organizó el troleo de las pizzas

Ahora, la comisión gestora que ha tomado las riendas del partido intentará recomponerlo y tendrá que hacer frente a un difícil dilema: si dejar gobernar al Partido Popular mediante la abstención en una sesión de investidura, o hacer frente a unas nuevas elecciones generales en Navidad.

Volver al inicio del artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: