La plaza Mayor de Madrid, testigo de un homenaje a las personas sin hogar fallecidas

El pasado martes 31 de enero varias ONG, entre las que se encontraban Acción Humanitatis, Acción en Red o Granito a Granito, se concentraron en la plaza Mayor de Madrid para rendir homenaje a las personas sin hogar fallecidas. Según datos recogidos en la Estrategia Nacional Integral para Personas Sin Hogar 2015-2020, cada 6 días una persona sin hogar muere en un espacio público en España.

La concentración comenzó a las 20:15 horas, cuando la noche había caído sobre la ciudad. Los organizadores encendieron en primer lugar varios farolillos voladores en conmemoración de los fallecidos mientras se guardaba un respetuoso silencio. A continuación, ciudadanos anónimos y personas vinculadas a ONG tomaron la palabra para denunciar el fenómeno del sinhogarismo. En estas intervenciones se expusieron diversas propuestas para mejorar la vida de los sintechos: desde ceder viviendas vacías a enfatizar en las necesidades afectivo-emocionales que puedan necesitar.

img_2006-copia

Un hombre sujeta un farolillo volador durante el homenaje. | Ramón Alarcón Sánchez.

La realidad de las personas sin hogar en España

Es complicado cuantificar el número exacto de personas sin hogar en nuestro país por varios motivos, entre los que se encuentran la no actualización de los datos y la metodología de los estudios.

La última encuesta sobre personas sin hogar elaborada por el Instituto Nacional de Estadística, que data del año 2012, establecía que 22.938 personas sin hogar estaban siendo atendidas en centros asistenciales de alojamiento y restauración. Los motivos por los que se habían quedado sin hogar eran diversos, pero destacaban la pérdida de trabajo (45%), no poder hacer frente al pago del alojamiento (26%), separación de la pareja (20,9%) o haber sufrido un desahucio (12,1%). Los motivos no eran excluyentes unos de otros, por lo que los encuestados podían seleccionar varios.

aa

Fuente del gráfico: INE

Además de esta encuesta del INE, probablemente obsoleta al no tener en cuenta los últimos cuatro años de crisis económica, otra fuente que permite conocer de manera más o menos exacta el número de sintechos son los recuentos que se llevan a cabo en determinadas ciudades. Tal y como se describe en la Estrategia Nacional Integral para Personas Sin Hogar 2015-2020, el objetivo de estos recuentos, realizados durante la noche, es intentar “localizar a personas que no están pernoctando en centros asistenciales” y realizar “una encuesta al conjunto de personas sin hogar de la ciudad”.

img_2171

Un joven sostiene un cartel durante la concentración en el que se puede leer el lema de la misma: #VivirEnLaCalleMATA. | Ramón Alarcón Sánchez.

En el caso de Madrid, el portal web del Ayuntamiento tiene un apartado dedicado a estos recuentos. En él se explica que “Madrid fue la primera ciudad de España, y una de las primeras de Europa” en llevarlos a cabo, si bien hay dificultades en su confección, ya que las personas sin hogar “constituyen un grupo social que busca el anonimato en la mayoría de los casos”.

El último recuento del que se tiene datos se llevó a cabo el 11 de diciembre de 2014. Esa noche se detectaron 1.905 personas sin hogar, de las que un 60% se encontraba durmiendo en los centros y dispositivos de acogida nocturna y un 40% se encontraba en la calle. De estos últimos, la mayoría (un 44,3%) lo hacía en calles o plazas (en la propia plaza Mayor es habitual ver a varias personas durmiendo por la noche). Por otro lado, los principales motivos que les habían llevado a tener que dormir en la calle coincidían con los de la encuesta del INEM: falta de trabajo (59.6%), falta de dinero (27.7%) y ruptura afectiva (21.1%).

Los efectos de la crisis económica sí se pueden notar en este recuento, ya que del año 2009 al año 2014 el número de personas que duermen en la calle en Madrid se ha disparado un 38.16%.

El odio hacia el más vulnerable

El Ministerio del Interior establece que son delitos de odio “aquellos incidentes que están dirigidos contra una persona motivados por un prejuicio basado en la discapacidad; la raza, origen étnico o país de procedencia; la religión o las creencias; la orientación e identidad sexual; la situación de exclusión social, o cualquier otra circunstancia o condición social o personal”.

Si nos remontamos al año 2006, el informe de la Fundació Mambré titulado Violencia directa, estructural y cultural contra las personas en situación de sin hogar en España lanzaba unas cifras desgarradoras: de 85 personas sin hogar fallecidas ese año, 20 murieron como consecuencia de una agresión.

Actualizando los datos al año 2015, lamentablemente el odio al pobre sigue existiendo. El informe sobre incidentes relacionados con delitos de odio en España del Ministerio del Interior mostraba que en 2015 se habían producido 17 incidentes relacionados con la aporofobia, un 54.5% más que en 2014. De estos 17 hechos conocidos, solo se esclarecieron 7, con 11 detenciones o imputaciones. Por su parte, Hatento, Observatorio de delitos de odio contra personas sin hogar ha llevado a cabo varios estudios sobre este terrible asunto. En uno de ellos el 47% de las 261 personas sin hogar entrevistadas afirmaba haber sufrido un incidente o delito de odio. La mayoría se produjeron de noche, en el lugar donde dormían, y consistieron en insultos o agresiones físicas (83.7%), robo de pertenencias (10.5%), daño de las mismas (7%) o agresión sexual (3.5%), a veces de forma combinada.

Además, la Estrategia Nacional Integral para Personas Sin Hogar 2015-2020 cita un hecho devastador: “cada 20 días muere una persona sin hogar por violencia física en espacios públicos”.

El papel de las ONG

Las ONG que se reunieron en la plaza Mayor tienen un fin social muy importante, que se podría resumir en ayudar, apoyar e integrar en la medida de lo posible a las personas sin hogar. Acción Humanitatis, por ejemplo, desarrolla “proyectos que contribuyan a la inserción, mediante la reconstrucción de aquellas esferas dañadas y vitales para la recuperación de las relaciones sociales y con los agentes de socialización”, tal y como se puede leer en su página web. De la misma manera, Granito a Granito reparte “alimentos, ropa, conversación y afecto sin importar el tiempo que haga”, mientras que Acción en Red pretende llevar a cabo una “intervención social directa con población excluida”, a la par que quiere “contribuir a crear una conciencia crítica” y “movilizar a favor de transformaciones sociales, políticas e ideológicas que ayuden a mejorar la sociedad en un sentido igualitario y de justicia social”.

Fotografías de la concentración:

Volver al inicio del artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: