El inevitable declive de HazteOir

El 5 de abril fue un día muy amargo para la organización de corte ultraconservador HazteOir.org: un grupo de crackers autodenominado A.C.A.B —acrónimo de All Cats Are Beautiful— anunció que había recopilado gran cantidad de información sobre HazteOir y que estaba dispuesto a filtrarla. Finalmente, llevó a cabo su amenaza: desde la web https://vj5bmtp6pjwkzu5f.onion.link/ se pueden consultar miles y miles de documentos de la organización.

Lo cierto es que por el momento parece que la filtración no ha llegado a su fin: cada día se revelan nuevos archivos, algunos, incluso, de carácter meramente personal, como grabaciones telefónicas de Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir.

Con todo, las filtraciones han desvelado cosas muy interesantes sobre la organización: los documentos internos señalan que HazteOir ha perdido potencia en los últimos años; parece que añora un pasado mejor, en el que estaba arropada por el Partido Popular de la época, así como por antiguos destacados dirigentes de la iglesia. Por otro lado, ahora podemos saber cuáles son los objetivos de HazteOir y cuál es su modo de actuación.

La estrategia de HazteOir

Para la organización no hay nada más importante que la pureza ideológica: no importa perder influencia, sino mantenerse firme en sus tres convicciones principales: la oposición al aborto y el activismo a favor de la religión y la familia (“tradicional”, por supuesto). Todo ello aderezado con una defensa hacia la “dignidad de la persona”, la “libertad de conciencia”, la “libertad de educación” y la “unidad de España”.

El documento titulado Análisis estratégico de las prioridades de HO 2014-2015 aporta información muy importante, pues en él se revela que para HazteOir tener una presencia online es vital para poder “cambiar la sociedad desde Internet”, actuando “con más eficacia por una sociedad mejor”. Los recursos tecnológicos han sido explotados por esta organización desde hace años. Llegó a estudiar, incluso, cómo impactaban sus correos electrónicos, con el fin de mejorarlos y llegar a un mayor público.

Llama la atención que en el documento citado HazteOir se apuntara como victoria las “normas de transparencia de los diputados”. Probablemente como referencia a la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, que provocó que el Congreso de los Diputadosasí como el Gobierno— pusieran en marcha sus propios “portales de la transparencia”. Sin desmerecer las actuaciones que HazteOir hiciera en este sentido —utilizó una plataforma católica llamada enraizados para que los ciudadanos “pudieran exigir transparencia a los políticos”—, lo cierto es que la ley de transparencia salió adelante como consecuencia de una petición general de toda la sociedad, en el contexto de una grave crisis económica agravada por un marco de corrupción generalizada que indignó a amplios sectores. Con todo, es difícil cuantificar con exactitud cuánto influyó HazteOir en la tramitación y aprobación de la ley.

En cualquier caso, HazteOir sabe que para poder hacer presión social lo más importante es tener recursos humanos. En el documento 5 Estrategias para el éxito de recaudación aparecen las siguiente diapositivas:

Imagen 1

Como vemos, la diapositiva izquierda destaca claramente la gente, ya que, como se señala en la diapositiva derecha, es la base que permitirá captar fondos. Con esos fondos la organización podrá realizar eventos, movilizaciones y actos que llevarán a los cambios deseados y al cabildeo (del verbo cabildear, “hacer gestiones con actividad y maña para ganar voluntades”, tal y como define el diccionario de la RAE). ¿Estará HazteOir logrando sus objetivos en este sentido? Como veremos a continuación, no.

En el período 2013-2014, HazteOir ganó 80.079 miembros, pasando de 387.054 a 467.133. Puede parecer un buen número, pero no es suficiente para los cambios sociales que la organización quiere conseguir. Téngase en cuenta que en el Análisis estratégico de las prioridades de HO 2012-2013, la misma organización se define como un “lobby de base”; esto es, trata de “influir en la política y en la sociedad desde la concienciación, la movilización y la participación útil de muchos ciudadanos que compartimos unos valores”. Sin embargo, para poder conseguir los cambios legislativos que están buscando (entre otros, la derogación del matrimonio entre personas del mismo sexo) han de contar con un número de seguidores desde luego muy superior al actual.

Imagen 2

Diapositiva en la que HazteOir se define como un “lobby de base”. | Fuente: Análisis estratégicos de las prioridades de HO 2012-2013.

Es aquí donde entra en juego otro documento filtrado titulado Por qué no crecemos. En él, HazteOir se queja amargamente de que están “alejados de los grandes éxitos de otros años”. Afirman que no rompen un “techo de participación” al que califican “de algo bajo”. ¿El motivo? Creen haber “perdido percepción de la realidad”, a la que no están “analizando bien”.

Sin embargo, en el documento se dice que “ni un solo minuto” hay que abandonar “la presión y el activismo en los asuntos clave”: “aborto, familia, libertad religiosa”. Al mismo tiempo, la organización estima que ha de “incorporar de manera muy activa a su agenda la crisis nacional y proponer un modelo de regeneración política, económica y social”. De estas líneas se desprende que HazteOir quiere encandilar a aquel sector de la sociedad golpeado por la crisis y desilusionado con una política a la que siente lejos. Pero, con todo, sin abandonar los ejes ideológicos principales.

El pasado de HazteOir

Como se relata en el PowerPoint Breve Historia de HO y de DAV, HazteOir nació en febrero de 2001 para pedir al entonces presidente del Gobierno José María Aznar un apoyo “a la familia”. Sin embargo, la organización ganó gran notoriedad durante las dos legislaturas de Zapatero, luchando especialmente contra dos leyes: la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo del 2005 y la ley del aborto del 2010.

  • Ley del matrimonio entre personas del mismo sexo

El programa electoral del PSOE del año 2004, en el apartado Derechos civiles, decía claramente que se llevarían a cabo las modificaciones necesarias en el Código Civil para “posibilitar el matrimonio entre personas del mismo sexo y el ejercicio de cuantos derechos conlleva”.

Imagen 3

Fragmento del programa electoral del PSOE del año 2004 en el que se indica que, de ganar, se realizarían los cambios pertinentes para permitir el matrimonio homosexual en toda España.

Aunque las prácticas homosexuales estaban despenalizadas en España desde el 1979, no había ninguna ley nacional que regulara el matrimonio homosexual, lo que generaba un desamparo legal en muchas parejas. Además, algunas comunidades autónomas —como el País Vasco, Navarra o Cataluña— habían creado leyes que permitían a los homosexuales poder adoptar y crear una familia, mientras que en otras autonomías esto no era posible.

El camino para la aprobación de la Ley 13/2005, de 1 de julio, por la que se modifica el Código civil en materia de derecho a contraer matrimonio no fue fácil. En la memoria popular quedan las masivas manifestaciones convocadas por el Foro Español de la Familia —organización a la que HazteOir perteneció hasta 2009— en las que se pedía que no saliera adelante dicha ley. Aquellas manifestaciones fueron respaldadas por altos jerarcas de la Iglesia católica española, así como por antiguos dirigentes del PP de la época.

Imagen 3

Rouco Varela, con una gorra en la mano, en la manifestación contra la ley del matrimonio homosexual que tuvo lugar el 18 de junio de 2005 en Madrid. El Congreso aprobó dicha ley el 30 de junio de ese año. Mariano Rajoy no fue a esta movilización, aunque sí otros dirigentes del PP como Ángel Acebes -entonces secretario general del mismo- o Eduardo Zaplana.

A día de hoy, los estudios muestran que el 84 % de los españoles está de acuerdo con el matrimonio homosexual. A pesar de esto, HazteOir sigue enrocada en la idea de que hay que tumbar esta ley de Zapatero para proteger “el matrimonio natural”. Dentro de toda la documentación filtrada, hay una carpeta llamada Matrimonios homosexuales que contiene, por ejemplo, un borrador que HazteOir elaboró para enviar a los parlamentarios vascos y tratar de evitar que apoyaran la Ley 2/2003, de 7 de mayo, reguladora de las parejas de hecho, que permitió a las parejas vascas del mismo sexo adoptar “con iguales derechos y deberes que las parejas formadas por dos personas de distinto sexo y las parejas unidas por matrimonio”.

CARTA_PV (2)-001

Borrador preparado por HazteOir para los parlamentarios vascos

  • Ley del aborto de 2010

Esta ley es otro de los pilares de la existencia de HazteOir. Oficialmente se llama Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo. Fue impulsada por la entonces ministra de Sanidad Bibiana Aído, por lo que también se le conoce como “ley Aído”. Se hizo para sustituir a la vieja ley de 1985, que únicamente permitía abortar en tres supuestos: en el caso de que existiera “un grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada”; en el caso de que el embarazado fuera “consecuencia de un hecho constitutivo de delito de violación”, o en el caso de que se presumiera que el feto tuviera “graves taras físicas o psíquicas”.

Antes incluso de que se aprobara la ley de 2010, HazteOir “lanzó un llamamiento a los miembros y foristas para recabar ideas y sugerencias” para llevar a cabo una campaña en contra. Como consecuencia, se creó una nueva organización: Derecho a Vivir (DAV).

HazteOir y Derecho a Vivir han logrado grandes movilizaciones. No obstante, no han conseguido sus objetivos: el primero, la no aprobación de la ley de 2010; el segundo, su derogación. De todas maneras, de haberlo conseguido no se habrían conformado con ello, ya que tampoco querrían volver a la ley de 1985. Téngase en cuenta que  para HazteOir el aborto es la “primera causa de mortalidad en España”.

HazteOir en la actualidad

Los documentos filtrados muestran una realidad que tampoco se ocultaba: la tremenda división existente entre el actual Partido Popular y HazteOir, como consecuencia del cambio del PP en varias cuestiones fundamentales para la organización ultracatólica.

Por un lado, aunque en su momento el PP presentó un recurso de inconstitucionalidad contra la ley de matrimonio homosexual, el posterior fallo de la corte en 2012 abalando su constitucionalidad significó el fin de cualquier debate.

Sin embargo, HazteOir lanzó un comunicado alegando que el fallo del tribunal certificaba la “defunción del matrimonio”. Pero a estas alturas es prácticamente imposible que el PP dé marcha atrás a tal norma para contentar a los ultraconservadores de HazteOir. En todo caso, hay dos momentos fundamentales que muestran la actual posición del PP con respecto a los matrimonios homosexuales. El primero de ellos fue la boda gay de Javier Maroto, vicesecretario general de Acción Sectorial del partido.

Esta boda abrió un debate en el seno del partido y del Gobierno sobre la asistencia del presidente Rajoy. Según EL MUNDO, el entonces ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, le recomendó no asistir. Cabe destacar que Fernández, supernumerario del Opus Dei, tal vez representaba a ese PP más cercano al catolicismo. Lo cierto es que bajo su liderazgo, el Ministerio del Interior declaró a HazteOir asociación de “utilidad pública”, lo que, según la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación conlleva el disfrute de “exenciones y beneficios fiscales que las leyes reconozcan”.

En cualquier caso, finalmente no solo Rajoy, sino la plana mayor del PP asistió al evento. Las fotografías son muy esclarecedoras: el mismo partido que había llevado la ley de matrimonios homosexuales al Constitucional ahora asistía con plena normalidad a la boda gay de una de sus caras nuevas. La evolución del partido se notaba aún más si se comparaba aquella boda con la de la hija de Aznar en El Escorial años atrás.

imagen boda Maroto

Altos dirigentes del PP en la boda gay de Javier Maroto, celebrada en Vitoria el 18 de septiembre de 2015.

Otro momento clave en la evolución del PP con respecto a esta cuestión tuvo lugar cuando Rajoy asistió al programa de televisión laSexta Noche en el marco de la campaña electoral para las elecciones generales de diciembre de 2015. Andrea García, una estudiante de 19 años, lo puso contra las cuerdas recordándole que el partido había llevado ante el Constitucional la ley de 2005. Sin embargo, Rajoy, midiendo sus palabras —y tal vez algo nervioso por la importancia de la cuestión—, logró esquivar tal espinoso asunto alegando que “sí” estaba de acuerdo en que las personas del mismo sexo se casaran y diciendo que “no iba a cambiar la ley” porque “no estaba en su programa electoral”. Asunto cerrado.

La cuestión del aborto sí significó un verdadero cisma que se cobró la cabeza del ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón. Gallardón impulsó el anteproyecto de Ley Orgánica de Protección del Concebido y los Derechos de la Embarazada, la cual era más restrictiva incluso que la ley del aborto de 1985.

Los documentos filtrados muestran que HazteOir recibió con mucha cautela la noticia. Temía que el “lobby del aborto” la echara para atrás. Así se lo hacía saber a sus socios:

Daniel Viadas Casán (respuesta) (5)-001

Finalmente, la presión fue tal que Rajoy decidió retirar el polémico anteproyecto, lo que hizo —en un gesto de coherencia ideológica, todo hay que decirlo— que Gallardón decidiera no solo abandonar el Ejecutivo, sino toda actividad política el 24 de septiembre de 2014. Después de dejar caer a tal peso pesado, es difícil pensar que un Gobierno del PP vuelva a intentar reformar un tema tan delicado como el aborto en los términos en los que quería hacerlo Gallardón. Con todo, el Gobierno sí reformó la ley de 2010 para evitar que las menores puedan interrumpir su embarazo sin el consentimiento de sus padres o tutores legales. Esta modificación entró en vigor el 22 de septiembre de 2015.

Aquellos diputados del PP díscolos que siguieron defendiendo la reforma de Gallardón —y que se quedaron fueran de las listas electorales para las elecciones del 20D— fueron premiados en 2016 por HazteOir “por su defensa de la vida”.

Debido a estos dos duros golpes, HazteOir ha perdido cualquier influencia que pudiera tener en la vida institucional. Si antaño el PP era su plataforma política primordial, ahora los ven como unos “traidores”.

Por otro lado, los documentos filtrados muestran que HazteOir tenía una larga lista de contacto, tanto políticos como eclesiásticos. Realmente, esto no es nada sorprendente: una organización que pretende influir en la vida institucional ha de tener contactos; de lo contrario, no podrá realizar ninguna acción. Pero llama la atención dos cartas (las cuales son un copia-pega) enviadas por Ignacio Arsuaga, presidente de HazteOir, a Aznar y Esperanza Aguirre, antiguos referentes del PP.

Carta HazteOir Aznar y Aguirre

Como se aprecia, en ellas Arsuaga se muestra “muy preocupado” por la deriva ideológica del partido. Las cartas exhiben un duro distanciamiento entre los que antes eran sus referentes políticos. De hecho, no es extraño que fueran enviadas a Aznar y Aguirre: al fin y al cabo, representan al antiguo PP, aquel que deseaba que no se llamara “matrimonio” a las uniones homosexuales.  Nótese que fueron enviadas el 27 de mayo de 2015, tres días después de aquellas elecciones autonómicas y municipales en las que el PP perdió numerosas alcaldías —entre ellas la de Madrid— y autonomías. Arsuaga temía que estos resultados se extrapolaran a las generales de diciembre y tomara el Gobierno una “coalición de las izquierdas”. Para evitar esto, creía que el partido debía recuperar “su compromiso con la defensa de la vida, la familia, la unidad de España y las libertades”.

Ahora, varios meses después del envío de dichas cartas, podemos saber qué ha ocurrido finalmente: por un lado, Aguirre dimitió el 15 de febrero de 2016 como presidenta del PP de Madrid acosada por los escándalos de financiación ilegal de su partido, que arrastraron a su ex mano derecha, Francisco Granados, a prisión. Por otro lado, Aznar renunció a la presidencia de honor del PP el 20 de diciembre de 2016. Es decir, los dos destinatarios de las cartas hoy en día tienen una influencia muy limitada en el partido.

No solo eso: Rajoy sigue siendo presidente del Gobierno de España. Cierto es que durante la pasada legislatura —la número XI—, pudo haber existido un Gobierno de izquierdas, pero finalmente no solo no se dio esta situación, sino que las elecciones de julio derivaron en un fortísimo enfrentamiento en Ferraz que provocó la caída del secretario general del PSOE. Rajoy, una vez más, ganó, a pesar del “viraje ideológico” del PP denunciado por Arsuaga.

HazteOir y su “campaña de largo recorrido y de carácter fuertemente político”

En el ya citado documento Por qué no crecemos, HazteOir cree que para frenar su declive y volver a la escena política y social ha de lanzar una “campaña de largo recorrido”. En todo caso, recuerda que su objetivo no es “triunfar en términos convencionales sino defender un modelo de sociedad”. Esta frase tal vez explique por qué no se adaptan a los nuevos tiempos: sus ideas son las que son, y son con las que trabajarán. Lo demás no importa. Eso sí, sin fondos es imposible que una organización pueda llevar a cabo ninguna acción, por ello HazteOir afirma en ese documento dudar sobre si lo importante es “aumentar el número de correos o recaudar la mayor cantidad posible de dinero”. Pero, al fin y al cabo, los asuntos económicos son asuntos “terrenales”, tal y como se les decía a los socios.

Imagen 4

Tal vez HazteOir encontró esa “campaña fuertemente política” en el autobús tránsfobo que comenzó a movilizar por las calles de Madrid en febrero de 2017. El mensaje del autobús era: “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”. Según Arsuaga, el objetivo del autobús era “denunciar la ideología de género”, así como “las leyes autonómicas que imponen el adoctrinamiento sexual y el adoctrinamiento en los dogmas LGTBI”. El presidente de HazteOir se refería con este comentario a, entre otras, la Ley 3/2016, de 22 de julio, de Protección Integral contra la LGTBifobia y la Discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual en la Comunidad de Madrid, aprobada bajo la presidencia de Cristina Cifuentes (perteneciente al PP).

Esta ley incluye en su artículo 31 —Planes y contenidos educativos— y en su artículo 32 —Inclusión de la realidad LGTBI en los planes de estudio— la obligatoriedad de que “todos los alumnos madrileños reciban la formación que promueva los valores constitucionales de convivencia, respeto e igualdad hacia el colectivo LGTBI, [y] una aproximación hacia los distintos modelos de familia”, así como la inclusión en los centros educativos de “la realidad lésbica, gay, bisexual, transexual, transgénero e intersexual en los contenidos transversales de formación de todo el alumnado de Madrid”.

HazteOir llegó a editar una publicación, titulada ¿Sabes lo que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las leyes de adoctrinamiento sexual (y que patrocinó bajo una campaña denominada El libro que no quieren que leas), en la que explica que esta ley madrileña es un “dogma” sobre algo que “carece de base científica”. Se dice que se trata meramente de un “proselitismo de las instituciones de todos en favor de las leyes de identidad de género”.

Por supuesto, la presidenta de la Comunidad de Madrid, claramente a favor del colectivo LGTBI, no podía permitir que pocos meses antes de tener lugar el Worl Pride Madrid 2017 —que pretende ser el evento LGTBI más importante del mundo— un autobús tránsfobo se paseara por la capital sin ninguna consecuencia. Tras tacharlo de “impresentable” puso en conocimiento de la Abogacía el asunto. La propia Fiscalía llegó a pedir al juez que prohibiera e inmovilizara el vehículo por un posible delito de LGTBIfobia.

Para HazteOir, Cifuentes es una “abortista”, “progre” y “laicista”. La organización llevó a cabo una dura campaña —con autobús incluido— contra Cifuentes durante la campaña electoral para las elecciones autonómicas de 2015. Esto evidencia, una vez más, el distanciamiento de HazteOir con las posturas actuales del PP.

Este divorcio HazteOir-PP es todavía más notable cuando uno observa algunas de las fotografías filtradas por los crackers de A.C.A.B. En ellas se puede ver, por ejemplo, a un joven Arsuaga participando en la concentración La Educación También Importa que tuvo lugar el 1 de abril de 2006 en el Palacio Vistalegre Arena de Madrid. En esta movilización, Aguirre —entonces presidenta de la Comunidad de Madrid— o Ana Pastor denunciaron la inminente aprobación de la Ley Orgánica de Educación (LOE). Aseguraban que esa ley provocaría un “adoctrinamiento” de los alumnos por parte del “Estado”.

IM000797.JPG

En el mismo edificio -el Palacio Vistalegre Arena- en el que Podemos se catapultó en su primera Asamblea Ciudadana, y barrió a los errejonistas en la segunda, Esperanza Aguirre (imagen izquierda) participaba años atrás en una jornada contra la LOE a la que asistió Ignacio Arsuaga (imagen derecha).

HazteOir y su relación con los obispos

A pesar de su marcado carácter católico, los documentos filtrados muestran que la relación con los obispos es fría. Dentro de toda la información filtrada, destaca una carpeta llamada Cartas de Obispos, que datan del año 2014. En ellas se comprueba que HazteOir regaló a varios obispos un libro titulado Aborto cero, escrito por, entre otros, el señor Arsuaga.

Este libro, disponible en Amazon por 8.71 € en su versión digital, dice ser “una propuesta de reflexión a la sociedad española ante un drama que ha costado más de un millón de vidas inocentes y que castiga nuestra economía con un 5 % del PIB anual, afectando además gravemente el futuro de las pensiones y del Estado del Bienestar”.

En las cartas se observa que todos los obispos aceptaron de buen grado el libro. Al fin y al cabo, la posición de la Iglesia es la que es en este asunto. Sin embargo, lo más destacable de dichas cartas es lo que se continúa a los agradecimientos hacia el libro. Desvelan que HazteOir invitó a los obispos a la entrega de Premios HazteOir 2014 (definidos como “un referente en el reconocimiento cívico a las personalidades más destacadas en la defensa de los valores innegociables”), pero la mayoría de ellos esquivó dicha invitación alegando “problemas de agenda” o directamente un “no podré acudir”. A continuación, se pueden leer dichas cartas:

Estos Premios no son ninguna broma para HazteOir: ayudan a poner el foco sobre la organización y pretenden tener una cierta importancia y un cierto reconocimiento. Se vienen celebrando desde el año 2004 y entre las personas que han recibido el premio a lo largo de estos años destacan pretéritos miembros potentes del PP —como María San Gil, Santiago Abascal o Jaime Mayor Oreja—, periodistas —como Antonio Jiménez o Carlos Cuesta—, o personalidades internacionales —como el fallecido opositor cubano Oswaldo Payá o el actual primer ministro húngaro Viktor Orbán, de ideología conservadora—. Por todo ello, sorprende que los obispos soslayaran la invitación a esta gala.

Otro documento revelado por los crackers evidencia, una vez más, la falta de conexión entre HazteOir y otras autoridades de la Iglesia: el 9 de junio de 2016 Arsuaga escribió al arzobispo de Madrid, el señor Carlos Osoro, una carta “dolido” por las palabras del eclesiástico, que había insinuado en una entrevista a El Plural que las personas vinculadas a HazteOir no eran “sanas” ni “honradas”.

Carta Carlos Osoro

HazteOir y Vox

Vox es un partido político encuadrado dentro de la derecha política, fundado a finales de 2013. Entre sus filas se encuentran muchos antiguos referentes del PP —como Santiago Abascal o José Antonio Ortega Lara— que, descontentos con sus políticas (entre otras, la antiterrorista) decidieron poner en marcha un nuevo proyecto político.

Lo cierto es que el poder político de este nuevo partido es prácticamente nulo: en las elecciones europeas del año 2014 consiguió el 1.56 % de los votos y en las generales de junio el 0.20 %. Tal vez su mayor logro fue en las municipales de mayo de 2015: con el 0.25 % de los votos consiguió 22 concejales en toda España (107 menos que UPYD).

Curiosamente, el actual presidente de Vox, Santiago Abascal, aparece en los papeles filtrados, no quedando bien parado —y eso que, recordemos, HazteOir le entregó un premio en 2012—. En el documento Por qué no crecemos HazteOir se pregunta “dónde están las avalanchas de ciudadanos que antes nos firmaban” y hace entrever que teme que Vox arrastre a su público objetivo, pues no quería que fuera Abascal quien proporcionara a los ciudadanos “luz, guía, referente y liderazgo”.

Imagen 6

Esta aseveración sobre Abascal sorprende. Vox se presentó a las elecciones de junio con un programa electoral en el que establecía que haría una ley del aborto similar a la que quería conseguir Gallardón. Además, y a “largo plazo”, se proponía alcanzar el “aborto 0”. También quería la “eliminación de la legislación basada en ideología de género”. Todo ello encuadraría en los objetivos de HazteOir. Pero, por alguna razón, la relación con Abascal no parece ser buena.

HazteOir y “El Yunque”

Desde hace años, se viene relacionando a HazteOir con una supuesta organización de extrema derecha y ultracatólica denominada “el Yunque”, proveniente de México. Una sentencia judicial, con fecha del 22 de mayo de 2014 y dictada por la jueza María Belén López Castrillo, del Juzgado de 1ª Instancia Nº48 de Madrid, establecía que era un hecho “contrastado y acreditado” “la relación entre alguno de los miembros de HazteOir con el Yunque”.

Los documentos filtrados muestran que HazteOir no se tomaba a broma que se la relacionada con la supuesta organización extremista. Por ello, maniobró para evitar que el programa de laSexta Equipo de Investigación sacara a la luz un reportaje que vinculaba a HazteOir con “el Yunque”. Al mismo tiempo, seguía de cerca cualquier posible nueva información sobre “el Yunque”, llegando a realizar un seguimiento “de páginas web que reprodujeran o utilizaran como fuente los reportajes de ElConfidencial.com” sobre “el Yunque”.

HazteOir y la “libertad de expresión”

La campaña del bus tránsfobo fue, en términos publicitarios, un éxito para HazteOir: una organización olvidada por los partidos tradicionales y con problemas para subir un “techo de participación demasiado bajo” volvió a estar presente en los medios de comunicación.

La información filtrada nos permite saber cómo quiso enfocar HazteOir el asunto del autobús. Un archivo titulado Mensajes Comunicación El bus de la libertad establecía las pautas que se debían seguir para ser vistos como unos defensores de la “libertad de libertades” ante “el sistema”, la “dictadura de género” o “el establishment”.

Mensajes-Comunicacion-El-bus-de-la-libertad-001

Ahora, HazteOir se ha erigido como defensora de la libertad de expresión. Sobre todo, después de los violentos ataques contra su autobús. Aprovechando el tirón mediático, fue más allá y llevó otro autobús al otro lado del Atlántico, concretamente a Nueva York, donde igualmente fue atacado. En este caso se dio la circunstancia de que decidieron pasear el bus por Stonewall, lugar emblemático para el movimiento LGTBI, ya que fue donde tuvieron lugar los disturbios de Stonewall, motores del movimiento pro-derechos LGTBI en EE. UU. y en todo el mundo.

La participación de Arsuaga en laSexta Noche, programa político de referencia, para explicar la campaña del bus fue muy medida por HazteOir. No es de extrañar: cualquier paso en falso tumbaría cualquier argumento y se volvería contra la organización. Entre los documentos filtrados, uno titulado LASEXTANOCHE explicaba cómo debía actuar Arsuaga: tenía que “sonreír siempre”, “no gritar”, “no entrar al trapo de la iglesia” y no hacer “ni medio comentario” a un posible “debate de la transexualidad o la homosexualidad”.

Hay una cosa que llama mucho la atención de este documento. Se dice que “Dios es grande y os ha puesto [en referencia a HazteOir] una conferencia el viernes en la que se va a liar. Contad la que se montó, que saquen imágenes si las tienen”. ¿Qué se quería decir con esto? HazteOir fue invitada a una conferencia en la Universidad Complutense de Madrid que finalmente se canceló. Sin embargo, Arsuaga se presentó en la universidad con el polémico bus, lo que derivó en enfrentamientos.

Es decir, se sabía que la presencia en la universidad iba a causar polémica y, aunque la conferencia fue cancelada, Arsuaga debía presentarse porque los posibles choques eran una baza fundamental para su posterior intervención en laSexta Noche.

En resumen…

Con la campaña del bus, HazteOir ha conseguido lo que quería: volver a estar en el foco e intentar influir en la opinión pública. Sabiendo que causaría una gran polémica, se han puesto la medalla de “defensores de la libertad” y, como aparece en los documentos, una de las “bazas” era buscar enfrentamientos con grupos radicales.

Sin embargo, el destino de HazteOir parece muy sombrío: abandonados por el PP, el único partido que podría haber llevado sus consideraciones a las instituciones, y por los propios obispos de la Iglesia católica española, HazteOir parece estar destinada a ser un grupo de presión poco efectivo. Es difícil pensar que España dé marcha atrás en los asuntos en los que HazteOir quiere que se dé marcha atrás: el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto y las leyes integradoras del movimiento LGTBI en las escuelas.

Su número de socios es notablemente inferior al necesario para influir en asuntos de tal calado. Sobre todo, cuando HazteOir pretende ser un “lobby ciudadano” en el que, mediante la presión de la sociedad, aspira a mover los mecanismos legislativos necesarios para lograr sus fines. Por otro lado, su distanciamiento con el presidente de Vox crea un cisma y una división dentro de un sector tan conservador, si bien HazteOir, por el momento, no pretende ser un partido político y, en caso de formar uno, difícilmente podría competir con su rival en la derecha política: el PP, su antiguo referente.

Volver al inicio del artículo.

2 Comentarios en El inevitable declive de HazteOir

  1. Pasabaporaquí // 11 abril, 2017 en 18:54 // Responder

    Grandísimo artículo. Me guardo tu página en favoritos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Pasabaporaquí // 11 abril, 2017 en 19:02 // Responder

    Por cierto que el autobus me parece la guinda del declive de esta gente. Para el espectador medio la organización queda como “los de aquella innecesaria campaña en contra de los niños transexuales”. Y para los ultramontanos supongo que verse asociados con esta gente es lo último que buscan: primero por vergüenza ajena: no hay más que ver el ridículo de Satanás llamando a Arsuaga y éste enlazando al exorcista Fortera; segundo por evitar ser relacionados con el yunque.

    Me gusta

1 Trackback / Pingback

  1. Enlaces del mes: Abril 2017 | Regeneración

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: